miércoles, 1 de julio de 2015

NO QUIERES CALDO, PUES TOMA DOS TAZAS


Escribía hace años Javier Krahe una canción que se titulaba Alzheimer. En ella se ponía a recordar y a recordar como forma de rebelarse contra esta enfermedad.

Voy a copiarle la idea y me voy a poner a protestar y a protestar como forma de protesta, válgame la redundancia, contra la llamada Ley Mordaza.

El hecho de que la citada ley cuente con el rechazo de todos y cada uno de los grupos parlamentarios representados en el Congreso a excepción del Grupo Parlamentario Popular nos da una idea de por donde va.

Esta ley es una cafrada que nos retrotrae a tiempos en los que los diputados que la han votado a favor se sienten más cómodos; tiempos en los que no nos acercábamos con demasiada frecuencia a esas cosas tan peligrosas, y estoy parafraseando a la Ministra de Agricultura, llamadas urnas.

Voy a seguir protestando porque durante esta legislatura hemos sufrido al peor Ministro de Educación de la Historia y vete tú a saber cuándo nos vamos a poder recuperar de todo el daño que ha causado.

Voy a seguir protestando porque el Ministro de Industria, Energía y Turismo se ha cargado en tres años el sector de las renovables, uno de los pocos sectores en el que el I+D+i español era puntero a nivel mundial.

No puede ser que nos callemos que el Ministro de Defensa tenga intereses en empresas armamentísticas que hacen negocios con el Ejército Español.

¿Qué quieren que hagamos cuando la única solución al paro que han propuesto es poner a una Ministra que realiza plegarias a la Virgen del Rocío para que las cifras del mes siguiente sean mejores?

¿Pretenden que nos callemos cuando el Ministro de Hacienda insulta y falta el respeto un día si y otro también?

Es necesario protestar porque el Ministro de Economía y Competitividad entiende que solo podemos ser económicamente competitivos si igualamos nuestros salarios a los de esos países que todos conocemos donde las grandes multinacionales se llevan sus fábricas.

Si no hubiéramos protestado posiblemente aun tendríamos al frente de Sanidad a una Ministra que se lucró con la trama Gürtel y al frente de Justicia a un Ministro cuya ideología está a la derecha de la de Rouco Varela.

Y qué decir del Ministro del Interior. Ese que decide qué y quién puede tuitear y sobre qué cosas.

Afortunadamente parece que algo está cambiando en este país. Aparquemos nuestro conformismo histórico y combatamos la censura. ¡¡¡Protestemos!!! Protestemos y mucho. Hagamos bueno el refranero español con aquello de no quieres caldo, pues toma dos tazas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada